Es muy común que utilicemos distintas terapias para aliviar dolores musculares o molestias en las articulaciones pero seguramente te has preguntado ¿cuál es mejor?

Muchas personas, principalmente las que acostumbran hacer ejercicio, no saben cuál es la mejor opción para aliviar su dolor, sin embargo, identificar qué terapia necesitan, en realidad depende de qué tan reciente sea el dolor o si se trata de algo crónico.

A continuación te describimos algunos casos en los que es recomendable usar frío o calor según sea necesario y sus respectivas recomendaciones.

Frío

Cuando se trata de una lesión nueva existe inflamación, por lo que se recomienda utilizar frío en la zona afectada debido a su acción vasoconstrictora que reduce el flujo sanguíneo y genera un efecto antiinflamatorio.

Expertos en medicina deportiva han señalado que el hecho de aplicar frío entre las primeras 48 a 72 horas es fundamental cuando se produce una lesión, debido a que el frío reduce el daño del tejido secundario y alivia el dolor en la zona afectada.

Desafortunadamente, sabemos que para muchas personas en ocasiones la vía más rápida para aliviar un dolor muscular de manera momentánea es la automedicación a través de los analgésicos y los desinflamatorios, acción que a la larga resulta contraproducente para el organismo por las alteraciones digestivas que pueden llegar a ocasionar. Por esta razón, el frío es una buena opción para olvidarte de los medicamentos y acelerar el tiempo de recuperación.

Además, las terapias en frío favorecen la depuración del ácido láctico que disminuye el movimiento de los músculos, lo que te ayudará a sentir menos ardor mientras te ejercitas y podrás hacerlo con mayor intensidad por más tiempo sin llegar tan rápido a tu límite físico.

Es importante utilizar terapias en frío por periodos cortos de tiempo en cada sesión para evitar daños en la piel.

Calor

Se recomienda aplicarlo para dolores crónicos porque genera un efecto contrario al frío, el calor incrementa el flujo de sangre (mientras que el frío disminuye el flujo sanguíneo) que ayuda a que haya una curación más rápida.

El calor hace más flexibles, los ligamentos, los tendones y los músculos además de transportar sangre a la zona afectada, misma que se encarga de suministrar nutrientes necesarios para que el tejido sane. Con el calor, el flujo de oxígeno y nutrientes se acelera y por lo tanto la presión en las articulaciones disminuye, aliviando el dolor en los músculos.

En cualquiera de los casos antes mencionados, lo recomendable es aplicar el método conocido como RICE (Rest, Ice, Compression and Elevation), es decir, reposo, frío a través de hielo o Crio-Terapia, aplicar presión y en elevación.

Hoy en día es muy común el uso de tratamientos alternativos para combatir el dolor muscular sobre todo después del ejercicio.

En el deporte de alto rendimiento, atletas como Cristiano Ronaldo utilizaban baños de hielo y actualmente la Crioterapia, sin embargo, estos tratamientos alternativos ya son habituales en ciclistas, maratonistas, baloncestistas y en otras disciplinas deportivas.

La Crio-Terapia en la que se expone el cuerpo a bajas temperaturas a base de vapor de nitrógeno, ya no es exclusiva de una élite, su uso se ha generalizado entre los atletas aficionados y en personas con algún padecimiento crónico.

La explicación es muy simple, los baños de hielo y los criosaunas ayudan a los músculos, tendones, huesos, nervios y muchas partes del cuerpo humano a recuperarse después de una rutina de ejercicios exigente.

Tu cuerpo también necesita un mantenimiento, hazlo periódicamente con la ayuda de tu organismo.

A través del frío, los vasos sanguíneos son los que llevan oxígeno a los tejidos y eliminan impurezas generadas por tu mismo cuerpo, un ejemplo como ya lo mencionamos anteriormente, es el ácido láctico que hace que tus músculos no funcionen correctamente, produciéndote fatiga y cansancio generalizado.

Gracias a la Crioterapia los vasos sanguíneos se contraen y drenan la sangre de tu cuerpo con ayuda del oxígeno, sacando el ácido láctico y vigorizando tus músculos para ayudar a tus células a funcionar mejor.

¡No esperes más! Ven a fortalecer tu cuerpo con todos los beneficios de la energía del frío que te brinda la crioterapia.

¿Tienes alguna duda o comentario? Escríbelo en la parte de abajo. ¡Nos vemos en el próximo articulo!

Autor: Subz3ro